Michael habla sobre su vida.

sábado, 14 de abril de 2012
"Yo te digo. Porque con el dolor y las flechas que la gente me lanza, nadie más hubiese podido soportarlo. Cualquiera hubiese cometido suicidio o se habrían convertido en alcoholicos. Porque ellos han sido muy crueles y violentos conmigo. Y si piensan que yo no los oigo o que no los veo, sí lo hago. Han sido los niños. Me aferro a ellos y sin ellos no hubiese podido lograrlo. Realmente no habría podido lograrlo. Dios me ha dado esta misión, siento que debo hacer algo por ellos, y a su vez ellos me dan el apoyo, la convicción y el amor para resistir. Es como si Dios me dijera: "Michael, todo estará bien", cuando miro los ojos de un niño."


0 comentarios:

Publicar un comentario