Su amor y dedicación por los niños.

viernes, 20 de abril de 2012
Michael Jackson siempre se sintió identificado con los niños, incluso en su adultez, debido a la difícil infancia que le tocó vivir. Quiso ser como ellos y se identificó con sus problemas, por ello lucho durante su vida para ayudar aquellos más desvalidos. En sus propias palabras:

"Dedico mucho de mi tiempo libre, en California o cuando estoy de viaje, visitando hospitales de niños. Me hace muy feliz saber que puedo iluminar un día de aquellos niños, simplemente apareciendo y conversando con ellos, escuchando lo que tienen que decir, haciéndoles sentir mejor. Es muy triste para los niños estar enfermos. Más que nadie, ellos no merecen eso. Ellos muchas veces, ni siquiera pueden entender que les está pasando. Esto hace que mi corazón se retuerza. Cuando estoy con ellos, sólo deseo abrazarlos y hacer lo mejor que puedo, para ellos. Algunas veces, niños enfermos me visitan en mi casa, o en los hoteles donde me hospedo. Algunos padres se mantienen en contacto conmigo y me preguntan si sus hijos pueden visitarme por algunos minutos. Algunas veces cuando estoy con ellos, logro entender mejor lo que para mi madre fue padecer de polio. La vida es muy preciosa y muy corta para no buscar y tocar las personas que podamos."
Michael Jackson en su autobiografía, Moonwalk 1988. 

Para él, los niños siempre fueron su inspiración y lo más sagrado en su vida. Más allá de su experiencia como padre, en la que es recordado como un papá cariñoso y dedicado, los niños de todo el mundo siempre ocuparon el lugar más importante en su corazón y quehacer. Rescatamos aquí otra cita suya, respecto a su amor por los niños:

"No hay nada más espiritual y puro para mi que los niños, y yo no puedo vivir sin ellos. Si me dices ahora: "Michael, tú no puedes volver a ver a ningún niño". Me podría matar. Te lo juro, porque no tengo ninguna otra razón para vivir. Así es. Honestamente."
The Michael Jackson's Tapes Book, 2000. 

Para los niños, dedicó canciones como: We are the world (Nosotros somos el mundo),Heal the World (Sanemos el mundo) y The lost Children (Los niños perdidos). En su vida, ayudó a muchas fundaciones de beneficencia, creando también las suyas propias. Las imágenes que se incluyen en esta nota, reflejan el amor que el artista sintió y expresó a los niños del mundo. Si piensa juzgar lo que Ud. ve aquí, primero pregunte a su corazón.







0 comentarios:

Publicar un comentario